you're reading...
Artículos en español

Juan Pablo Duarte vive en el Centro León

Centro Leon

Centro Leon

Celebración aniversaria inolvidable y exposición que enaltece a la memoria

Marianne de Tolentino

“Ha transcurrido tiempo suficiente para estampar un estilo particular de hacer las cosas con pasión y excelencia”, expresó  don José León en el acto de celebración del décimo aniversario del Centro León. Estas palabras del Presidente de la Fundación Eduardo León Jimenes, enuncian los valores –“pasión y excelencia”- que han definido,  motivado, acompañado a un centro excepcional de arte, educación y cultura, dirigido por Rafael Emilio Yunen.  Hemos oído varias veces, de nacionales y extranjeros,  que aquellos logros y funcionamiento “no parecen dominicanos”. Justamente lo son, y a orgullo, dando un ejemplo de lo que se puede alcanzar aquí, cuando liderazgo y trabajo de equipo, generosidad y firmeza, rigor y tolerancia, nutren una práctica diaria. Resultados admirables y niveles insospechados -tanto de convocatoria como de ofertas-, diez años de programas y de hechos, han ido extendiendo el aura de la cultura dominicana en la región, en el país, en el Caribe… y más allá. ¡Son ya las dimensiones reconocidas del Centro León!

La preocupación por una identidad criolla y una simbología nacional indiscutible, logicamente debían regir la manifestación central del aniversario, y es en este contexto enaltecedor de la dominicanidad que se inscribe la exposición dedicada a Juan Pablo Duarte, “Visiones colectivas en espacios vinculados”. Los 200 años del nacimiento del máximo patricio y gestor de la Independencia eran circunstancia para un tributo, a la vez individual y colectivo, que, por cierto, ninguna institución le había rendido en el campo de las artes visuales. Una iniciativa particularmente difícil para no caer en la repetición rimbombante de la loanza obligada y la tediosa reproducción naturalista, pero el Centro León realizó esa hazaña de la originalidad y el homenaje aunados.

La Exposición

El folleto entregado a cada visitante, con un texto ilustrativo de Esteban Alvarez, comenta el proceso y curaduría diferente que ha llevado a la selección de 24 artistas dominicanos, noveles, emergentes, confirmados, pero magistral ninguno, lo que explica el frescor y la fantasia –contenida- de la exposición. Nos limitaremos a decir que cohabitan creadores, dominicanos ausentes de Nueva York y dominicanos presentes –de hecho los invitados-. Se trata de una opción excelente, pues a (casi) todo nacional expatriado le duelen el lar natal y sus héroes: en el caso de Juan Pablo Duarte, el tema pesa mucho, cargado de mito y de mística, de ideología y de emoción, que el exilio –aun feliz- fortalece. Son obras comprometidas, con estilos y lenguajes formales variados, alternando pintura, dibujo, gráfica, fotografía, radiografía (¡!), instalación, técnicas mixtas.

Juan Pablo Duarte

Juan Pablo Duarte

Los autores no se han encerrado en la exposición política y laudatoria, han ampliado su interpretación, han diversificado sus referentes, aunque siempre mantienen el respeto y la conciencia.  La connotación pasado-presente y la reivindicación correspondiente no faltan, aunque la ubicación por subtemas y vinculaciones nos parece relativamente secundaria, en comparación con las características dominantes. Hay inteligencia, vitalidad, apertura. Como bien lo dijo Maria Amalia León, Duarte fue “un hombre”, “sin límites ni épocas”,  “un ser humano”, sencillo e inmenso. Así mismo, lo sintieron los artistas, cada uno según su transcripción y  su personalidad.

  Lógicamente, se notan, dentro de la unidad temática, diferencias cualitativas, y, tal vez por la misma inmensidad del personaje, unos pocos se inhibieron y se concentraron en una aproximación al retrato, aunque, lo repetimos, nunca con una semblanza de máscara histórica. El resultado culmina en una muestra, más que simpatica reveladora a cada obra, destacando (buen) humor y/o poesía, investigación y… hallazgos,  en fin múltiples facetas desde la concepción hasta la formulación real-imaginaria.  Cada espectador se despojará necesariamente de prejuicios e ideas prefabricadas, pero tendrá sus preferencias.

 En ausencia de un arte público dominicano decente, el graffiti y los “taggers” animan los exteriores urbanos: aquí Feegz (Carlos Martinez), ¡que también sabe hablar!, nos impacta con un “”arte povera” riquísimo y  el discurso plural de una obra totalizante para un Duarte contemporáneo. Ernesto Rodríguez -¿que habrá roto con la cerámica?- propone un díptico”radiográfico”,  a la vez lúdico y cuestionador, un homenaje implícito a ensayos de Soucy de Pellerano, hace mucho años.

Descubrimos igualmente un nuevo enfoque de Wali Vidal que dinamiza y fragmenta el espacio con líneas de tres conocidos rostros duartianos… pero la distancia construye una cara compacta, Con un humor serio, Reynaldo García distribuye sus funditas duartianas para los politicos de hoy, ¡y ojalá les importe!: por cierto, sería una opción extaordinaria para una exposición internacional, el único peso de las obras siendo el talento. En la entrada, Elvín Díaz recrea cinéticamente la bandera de la nacionalidad, una muy buena acogida después de leer la composición gráfica identificadora de la exposición. Juan Gutierrez ofrece una lectura multiple, conceptual e inteligente, de la “Sustracción”, desde el pasado que se borra hasta los elementos que se sustraen… En cuánto a Ramón Veras, hace tiempo que no habíamos visto a una interpretación de la niñez tan encantadora: una oportunidad a aprovechar para el libro infantil dominicano tan escaso.

Nuestro comentario ha sido muy parcial, y nada sustituye el contacto directo con las obras. Para completar y concretarlo, es indispensable visitar esta muy importante exposición, cuyo contenido se suma al palmares expositivo del Centro León.

centro_leon_frente

ZOOM

En la Mediateca, Danilo de los Santos:

Ahora bien, otra exposición, sobresaliente, debe ser vista con sumo cuidado, en la Mediateca,  el Archivo de obras y documentos, donado por Danilo de los Santos, artista, historiador y crítico. Además, esta donación constituye un ejemplo de diálogo, altruismo y confianza: coleccionistas, intelectuales, empresarios y especialistas, saben que en el Centro León sus obsequios o préstamos  reposarán en las mejores condiciones, se investigarán y contribuirán a la educación.

Discussion

Pas encore de commentaire.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Retrouvez toute l’information sur le marché de l’art

artprice
%d blogueurs aiment cette page :