you're reading...
Artículos en español

Hasta que me guste. Belkis Ramírez y el ser en común como experimento

 

Belkis Ramirez  Pues si como te iba diciendo, 2013-2014

Belkis Ramirez
Pues si como te iba diciendo, 2013-2014

Dr. Carlos Garrido Castellano
Universidade de Lisboa/Universidad de Granada
AICA (Asociación Internacional de Críticos de Arte), Sección Caribe Sur
carlosgarrido@ugr.es

 

Belkis Ramirez Hasta que me guste

Belkis Ramirez
Hasta que me guste

 

La renovación artística y el cuestionamiento crítico de las relaciones humanas han sido parte central de la obra de Belkis Ramírez. Desde sus comienzos, la artista ha buscado trascender representaciones simplistas para alterar la tranquilidad del espectador que se acerca a los espacios del arte con la idea de contemplar pasivamente algo dado. Negar esa posibilidad, complicarla y, de ese modo, hacernos aprender a través de la imagen, de lo estético, aparece como uno de los principales logros que la artista ha conseguido de forma impecable por espacio de varias décadas.
Esta exposición no es una excepción; más bien, trata de llevar hasta sus últimas consecuencias el imperativo de no dar nada por sentado, de enseñar a través del método del ensayo y error, de difuminar la distancia entre la persona que mira, la que crea, e incluso las obras y las imágenes que, lejos de recibir pasivamente nuestra mirada, nos interpelan exigiéndonos respuestas a preguntas compartidas. La muestra presentará un conjunto de obras novedosas en las que Ramírez explora nuevos lenguajes artísticos y nuevas aproximaciones a las contradicciones del tejido social en peligro de extinción de nuestros días. Hasta que me guste comienza como un ejercicio de acercamiento lúdico a esas contradicciones únicamente accesible mediante la entrada en una campana que lejos de aislarnos nos hace cómplices en nuestra imperfección. Lo que aparenta un ensayo de voz esconde una mirada incómoda a los límites de la aceptación propia y ajena y una promesa hilarante de mejora. Aquella nube transformará el espacio del Centro Cultural de España haciéndonos responsables de la gran tragedia colectiva de nuestros días que no por cotidiana resulta menos pesada ni más admisible. Hora que me he calmado, comparte el tono ominoso y la densidad de Aquella nube, aludiendo a violencias concretas para inmediatamente deslocalizarlas y hacernos partícipes de ellas. Estamos, por tanto, ante catástrofes cotidianas que parecen un juego, y ante juegos que esconden un cariz crítico. De esa contradicción nos quedaremos con unos ojos que nos miran sepultados detrás de un muro de escombros, demandando no sólo nuestra atención, sino también un surplus de participación. A través de un imaginario depurado, reducido a lo mínimo, Belkis Ramírez consigue resumir una carrera artística de tres décadas en un conjunto de interrogantes que no podemos sino experimentar en compañía.
Precisamente, Hasta que me guste surge de constatar el éxito y la indispensabilidad de la colaboración con respecto a la incertidumbre. Estamos ante una exposición concebida para iluminar tragedias compartidas, no con el fin de repartir culpas, sino con la intención de alumbrar colectivamente alternativas, puertas de salida. Podemos percibir esa voluntad de incardinar agendas (de “colectivizar capacidades implicadas en escenas de disenso”, en palabras de Rancière ) no sólo en la realización (Raquel Paiewonsky, María Castillo, Karina Noble, Citlally Miranda o Pascal Meccariello, Miguel Piccini, Héctor Montás, Frank Bueno o Alex Otero se han prestado a formar parte de la concepción y del “rostro” de algunas de las obras), sino también en el spectatorship. En Hasta que me guste, nuestra artista consigue amplificar la capacidad de sus grabados e instalaciones de devolvernos la mirada para obligar a pasar el trago en compañía, para hacernos cómplices. Difícil resultaría saberse único/a espectador/a en el trayecto que propone ahora Belkis Ramírez.

Belkis Ramirez Aquella nube, 2013-2014

Belkis Ramirez
Aquella nube, 2013-2014

Continuando con la dinámica iniciada en algunos proyectos recientes (en realidad, una preocupación presente ya en proyectos clásicos como De la misma madera o En oferta), las instalaciones y videos presentes en Hasta que me guste recurren a la participación no para generar una iniciativa de “evangelismo artístico” , sino para hacer evidentes la complejidad de las políticas del spectatorship llevadas a cabo por todos los agentes implicados en la creatividad contemporánea. Más que proveer respuestas o solventar olvidos, las obras que componen Hasta que me gusten resaltan preguntas, forzándonos a confrontar una responsabilidad compartida frente a ellas. En ese sentido, Ramírez consigue situarnos—pese, o precisamente a causa de, la amenaza de tormenta—bajo condiciones favorables para pensar el being in common , el carácter activo, transitorio, de toda comunidad. Ese interés en problematizar, más que afirmar, el cómo del ser en común permite, siguiendo a Bishop, “desafiar criterios artísticos tradicionalmes mediante la reconfiguración de acciones cotidianas como performance; dar visibilidad a ciertos intereses sociales y hacerlos más complejos, inmediatos y físicamente presentes; introducir efectos estéticos de probabilidad y riesgo; problematizar el binarismo de lo vivido y lo mediado, lo espontáneo y lo representado, lo auténtico y lo planeado; examinar la construcción de la identidad colectiva y el grado en que las personas siempre exceden esas categorías.”
Hasta que me guste consiste, en fin, en un intento de explorar, tanto a nivel formal como conceptual, las fronteras y las posibilidades de ese exceso. Lo que verán ahora supone no tanto el resultado definitivo cuanto una reflexión inacabada en la que estamos implicados junto con la artista.

 Rancière, Jacques, “The Misadventures of Critical Thought”, en The Emancipated Spectator. Londres, Nueva York, Verso, p.49.

Véase Kester, Grant (2004) Conversation Pieces. Community and Communication in Modern Art. Berkeley, University of California Press.

Nancy, Jean Luc (1991) “Of Being-in-Common”, en Miami Theory Collective (eds.) Community at Loose Ends. Minneapolis, University of Minnesota Press, pp.28-39.

Claire Bishop (2013) Artificial Hells. Participatory Art and the Politics of Spectatorship. Londres, Nueva York, Verso, pp.238-239. Nuestra traducción.

Bishop, Claire. Artificial Hells. Participatory Art and the Politics of Spectatorship. London, New York, Verso, pp.238-239.

Discussion

Pas encore de commentaire.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Retrouvez toute l’information sur le marché de l’art

artprice
%d blogueurs aiment cette page :