you're reading...
Artículos en español

Arte Sur – Isabel Maria Perez Perez

Esta comunicación fue presentada por Isabel Maria Perez Perez, editora ejecutiva de  Arte Sur , en los Archivos Departamentales de Martinica , con motivo del encuentro « Revues en Vue » que tuvo lugar en octubre de 2012

1Para el arte del Caribe y América Latina en general, el hecho de que tenga lugar un encuentro de editores dedicado al estudio, historia y promoción adecuada de los procesos artísticos que nos caracterizan, resulta sumamente importante. Este diálogo de sentido constituye un modo necesario de ponernos de acuerdo en proyectos comunes posibles, complementarnos y, a la vez, hallar los mejores caminos de difusión y posicionamiento para las creaciones visuales de nuestra cultura regional y su universalización. En Cuba, cuando se efectuó la Segunda Bienal de La Habana en 1986, se convocó a un Encuentro de editores de revistas de arte, pues el objetivo de nuestra Bienal no fue nunca limitar su foco de atención a la nación cubana, sino la de hacer de ella un gran espacio de encuentro y estímulo para todo cuanto constituya la conservación y el desarrollo de las producciones artísticas latinoamericanas y caribeñas. Aunque la Bienal se concibió y verificó a partir de su segunda edición para todos los países del llamado Tercer Mundo, su plataforma esencial ha tenido un acento muy especial en América Latina y el Caribe, por razones obvias. De ahí que en las instituciones, creadores y especialistas del arte de Cuba ha permanecido como credo unitario de acción esa vocación por la identidad de lo diverso que nos sostiene, y despliega a todos los países que formamos parte de esta zona.

Nuestra presencia aquí encarna la representación de una editorial sui géneris, cuyo radio de acción y trabajo rebasa el de las publicaciones periódicas, aunque, por supuesto, edita e imprime tres de ellas: la revista ArteCubano, el magazine Noticias de ArteCubano y la revista ArteSur. Se trata de tres órganos impresos con indudable relación entre sí, pero con muy definida autonomía. En ellos se deposita un viejo requerimiento del ámbito artístico nacional y a la vez se expresa la dimensión latinoamericanista y caribeñista que subyace en la estructura antropológica y cultural de la vida cubana. La editorial, paralelamente, mantiene una constante producción de libros y catálogos, a la vez que en los dos últimos años ha comenzado el manejo de tres colecciones: Espiral, de monográficos de artistas; Arte y Pensamiento, con libros de texto sobre arte y Arte de América, con reproducciones de obras de artistas de nuestras regiones. Se trata de un ámbito diverso y variopinto (el de la editorial) que con una perspectiva múltiple ha ido buscando sus propios mecanismos para rebasar o complementar el espacio de una publicación periódica, integrando a esa gestión otras aristas que pudieran ser concomitantes, con lo cual considero que nuestra gestión se torna mucho más abarcadora.

Empecemos por decir que la revista ArteCubano es prácticamente de joven creación, si la comparamos con otras publicaciones que tienen ya una historia de décadas en nuestra común geografía. México, Brasil, Argentina, Colombia, sobre todo, han contado con medios de este tipo desde hace bastante tiempo. Algunas de sus revistas se han internacionalizado, tanto como vehículos de transmisión de conocimientos sobre arte, como en acciones conectadas a la lógica publicitaria especializada requerida por el mercado de imágenes de la plástica. Las anteriores revistas de arte visual, es decir, exclusivamente orientadas hacia este fin, que hubo en nuestra isla tuvieron vida limitada. Pudiéramos referirnos a la publicación que en los años 50 tuvo la dirección de artes plásticas del Instituto Nacional de Cultura, e igualmente a tres números que se lograron editar e imprimir de la revista Artes Plásticas del Consejo Nacional de Cultura en el primer lustro de la Revolución. Con posterioridad se produjeron algunos intentos como la revista Diseño y el cuaderno nominado Artes, que no llegaron a trascender. Y fue a inicios de los años 90 cuando se concibió una extraña revista denominada Lo que venga, cuyo objetivo era producir un tipo de publicación que en sí misma fuera experimental y no tuviera gastos significativos, en la cual se pudiera desplegar un tipo de difusión del pensamiento, los vectores de cambio y las búsquedas del arte cubano, tanto del producido dentro del país como en otras latitudes. De esta última publicación, que nunca quiso ser un órgano oficial, nació la certeza de que se debía armar una revista de arte, la cual abarcara todo el espectro de la correspondiente manifestación cultural. Fue así que se gestó ArteCubano en 1994, que ya cuenta con una centena de números, lo que respalda su presencia y labor dentro del conjunto de publicaciones semejantes en el continente Americano y sus islas.

5ArteCubano conjuga diferentes planos de lo que podríamos llamar el poliedro de la cubanidad artística. La revista abarca noticias y reportajes de la presencia de nuestros artistas, tanto en eventos de cierta magnitud en el territorio nacional, como en otros países. Bienales, concursos, muestras en museos y galerías donde Cuba ha estado presente, han tenido en ella oportuna referencia. Cuenta también con textos historiográficos sobre la evolución de nuestros géneros y personalidades artísticos, crítica, artículos monográficos, entrevistas a creadores y curadores, sinopsis sobre exposiciones, informaciones respecto de la relación entre Arte y Estado, especulaciones teóricas y estudios conceptuales serios acerca de aspectos estructurales y funcionales de lo estético, etcétera. Como podemos ver, constituye una publicación multidireccional en tanto satisface los intereses de pensadores, productores, conservadores, investigadores, coleccionistas, publicistas y negociantes del arte.

En ArteCubano están sumergidas distintas revistas, porque en ella se abordan cuestiones de la programación anual del campo artístico de todo el país, aparición de nuevos artistas, resultados factuales de la enseñanza artística, concurrencia de distintos criterios valorativos del arte, mercado artístico, promoción de proyectos curatoriales, actividad de talleres y sistemas de producción individual y colectiva de la plástica, afán por fundar coleccionismo nacional, tipologías contemporáneas de la visualidad existentes entre los cubanos, etcétera. Desde esta perspectiva plural de la publicación, el acto de selección es realmente difícil, porque implica buscar equilibrio entre las distintas facetas que los textos y las ilustraciones asumen, y a la par se trata de que en la propia dinámica de la publicación se perciba la presencia de los signos de evolución y transformación del arte y de las ideas que lo explican. Esta publicación de cuatro números al año se realiza por un pequeño equipo editorial, y se sostiene básicamente a través del método de colaboraciones de especialistas, curadores y críticos, no solo reconocidos, sino también en su etapa de formación a partir del talento individual y la base universitaria en Historia del Arte, Periodismo y Diseño.

Aunque tiene una estructura preconcebida, cada número se organiza de manera independiente, sin seguir un esquema demasiado rígido. Homenaje, Ruta Crítica, Dossier, Pensando Alto, Otros espacios y Libros se combinan según la particularidad del número en cuestión. Por ejemplo, si decidimos publicar un Dossier sobre algún tema en específico pudiéramos prescindir de Homenaje en ese número; o simplemente privilegiar en otro número los artículos de Ruta crítica y posponer la sección de las novedades editoriales. En sentido general, presto la mayor atención posible a que se vaya construyendo una imagen de la producción visual de la isla, que es amplísima, diversa, contradictoria, buscando que confluyan la mayor cantidad posible de puntos de vista, orientaciones, filiaciones. En algunas ocasiones he promovido las polémicas directas y enfrentadas –cuando el tema pareciera merecerlo– pero en la mayoría de los casos basta con presentar «ópticas» diversas y personales. ArteCubano no echa mano con mucha frecuencia a los editoriales y prefiere que cada cual saque sus propias conclusiones, tal y como reza el eslogan de un conocido programa televisivo. La totalidad de los textos publicados tienen un resumen en inglés, con lo cual pretendemos ampliar el posible alcance de la distribución de la revista. Sin embargo, su circulación es fundamentalmente nacional, y aunque resulta un artículo de canje muy preciado no he conseguido verificar ninguna gestión que realmente coloque la revista en el mundo.

133Aunque ArteCubano es una publicación del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, que es la máxima instancia de dirección oficial de la política cultural en el campo de las artes visuales, su contenido no es oficial en el sentido reducido que casi siempre se le atribuye a este término. Así como nos referíamos a una pluralidad de temas dentro de la publicación, igualmente hay que hablar de una disposición plural respecto de las nociones y prácticas de lo artístico que en ella se reflejan. De acuerdo con una concepción equilibrada desde el punto de vista efectivo, ético y cultural, esta publicación se alista en los espacios de una libertad consecuente en los predios del arte, al punto que ha publicado numerosos trabajos donde sus autores han puesto en tela de juicio muchas de las realizaciones institucionales coordinadas y regidas por el propio Consejo Nacional de las Artes Plásticas. Si fuéramos a decir las cosas con toda claridad, habría que afirmar que ArteCubano es más bienuna revista de quiénes no pertenecen al Consejo y a las Instituciones de las artes visuales, que de los que están dentro de éstas. Vistas así las cosas, tampoco estaría de más señalar que el carácter oficial de la revista es más en relación con la cultura y con la nación, que propiamente con el Estado. Artecubano es la revista de artes visuales de la cultura y la nación cubana.

La segunda entidad impresa que aquí representamos es una extensión de ArteCubano y simultáneamente un vehículo con determinada autonomía. Me refiero a Noticias de ArteCubano, que se concreta en imprenta plana (dos tintas, negro y rojo), búsquedas en su diseño, mayor actualidad o sincronía con el acontecer de este campo, mantiene similar política editorial a la revista homónima. Pero en su realización tienen lugar variantes que a veces están generadas por circunstancias y compromisos que la historia y la vida misma nos solicita. Aunque el centro de sus materiales es todo ese enjambre de factores, ocupaciones y fines que participan del arte de los cubanos, igualmente el magazine puede ocuparse de temáticas del mundo artístico que entran en contacto con nuestro país. Noticias de ArteCubano es la mirada de Cuba, mirada de hoy, pero sobre asuntos que pueden ser de otras latitudes, o del ayer y del presente de la concurrencia estética en el panorama nacional. Esta publicación tiene la licencia de jugar con el lector, se proyecta mediante un principio lúdicro de recepción que es en sí mismo artístico. Posee, en alguna medida, el componente paródico e imaginativo expreso que quiso desplegar la desaparecida revista Lo que venga. Y su manera de declarar, informar, valorar y analizar está muy lejos de las modalidades ortodoxas de comunicación lineal y diálogo con referentes que ha de caracterizar a la publicística. No es solo una revista para divulgar, sino para transmitir también la carga de fantasía, capacidad de sugerencia y aventura que está implícita en todos los componentes del proceso artístico. Siempre ha querido funcionar como una publicación joven, osada, formalmente desprejuiciada y capaz de moverse con espíritu de actualidad, sin detenerse en la transmisión factual de la noticia.

8El propio sistema de reproducción impresa que la hace posible habla de su vocación efímera. Aunque puede ser que haya quienes deseen guardarla, no es un magazine para archivar, como sí lo es la revista ArteCubano, sino para decir, provocar, y adecuarse al movimiento impetuoso de las ideas que en él logran asidero. Noticias de ArteCubano puede dedicarse lo mismo a un suceso de la cultura como puede ser la Bienal de La Habana, a una muestra insurgente en términos estéticos, a la visión de la historia social desde la perspectiva del arte pensante, a personalidades del arte cubano, a premios nacionales de artes plásticas, a géneros y manifestaciones de la visualidad, a características tipológicas de lo cubano encarnadas en imágenes, etcétera. Resulta, sin duda alguna, el mejor de los proyectos de la editorial. Sus portadas son siempre un llamado a la reflexión, una sugerencia, en los más logrados números un aldabonazo. Se distribuye en los estanquillos de todo el país –no sin cierta dificultad– y ello posibilita que sus consumidores sean muy disímiles y diversos. Aunque tiene un público inmediato entre los especialistas, artistas, estudiantes y consumidores de arte más especializados; es también una publicación para el público común. Durante los años que llevo a cargo de Noticias… sigue siendo una de mis mayores satisfacciones pasar por un estanquillo y encontrar a un joven de la Secundaria Básica, o a un anciano adquiriendo un ejemplar.

Ambas publicaciones, la revista y el magazine de ArteCubano, poseen una versión digital que solo parcialmente coincide con las producidas en imprenta.

Tanto la revista ArteCubano como el periódico Noticias de ArteCubano ya forman parte de un complejo de publicaciones sobre arte, impresas y digitales, que hoy discurren cada uno por su lado en nuestro país. De alguna manera, se completan con la acción de Arte por Excelencia (publicación impresa y digital del Grupo empresarial Excelencia) y las revistas exclusivamente digitales ArteAmérica, de la Casa de las Américas, y ArtKronica cuyo editor nos acompaña y que en su momento desplegó también un importante trabajo en ArteCubano. Las dos primeras publicaciones mencionadas no solo se ocupan de aspectos del arte cubano. Arte por Excelencias tiende a proyectar intereses vinculados al Caribe y América Latina en relación con el mercado, en tanto ArteAmérica da curso a una acertada trayectoria en el trabajo intelectual y promocional con lo Caribeño y lo Latinoamericano que viene desplegándose por la Casa de las Américas (a través de su Departamento de Artes Plásticas) desde comienzos de los años 60.

Y detengámonos aquí para decir que con ese mismo espíritu de defensa de lo que es propio a nuestra región común fue que se concibió hace tres años una revista que coincide con los principios de autonomía, colaboración y descolonización enarbolados por el proyecto económico y político denominado ALBA. Aunque se edita y produce en el mismo sello editorial ArteCubano, según acuerdo inherente a la división de funciones dentro de los programas culturales de las naciones que integran el ALBA, la revista ArteSur –que es el nombre que la distingue– no es una publicación cubana, sino un medio editorial de nuestro continente e islas realizado desde Cuba. Eso explica la participación en su Consejo Editorial y en la distribución de sus textos de distintas nacionalidades de América Latina y el Caribe.

ArteSur ha querido integrarse a lo mejor de la tradición de editores culturales y de plástica de lo que José Martí llamó «Nuestra América». Su concepción editorial y el modo de operar mira hacia las publicaciones que se han estado desplegando, de manera continuada o episódica, a lo largo de la historia de nuestros países. Si bien es una revista que puede tratar sobre sucesos que tienen lugar en Estados Unidos, Europa y Asia, su propósito es el de asumir esos sucesos desde la perspectiva y deseos del hombre del Caribe y Latinoamérica. Porque somos también identidades que se han mundializado y que la emigración coloca dentro de todos los continentes, existe en esta publicación la conciencia de que cuando hablamos de los habitantes y la cultura de nuestra región, nos estamos refiriendo también a creadores y especialistas del arte que pueden andar por otros meridianos y sitios del planeta.

Por tal razón se ha pretendido realizar en ella un conjunto de lecturas que actúen a la inversa de las lecturas tradicionales que los centros hegemónicos de poder cultural universal han desarrollado con más frecuencia. ArteSur se identifica con el espíritu de las Bienales y los Encuentros de plástica latinoamericanos y caribeños que en los años 70 cuestionaron el carácter de dominación que determinados mecanismos de las antiguas metrópolis colonialistas –y de las actuales imperialistas– han ejercido sobre las tierras y creaciones de nuestros países. Pero también ArteSur se conecta al sentido abierto, dialógico, solidario, revelador de verdades, y de proyectos que nos reúnen, inherentes a quienes pretenden unir voces y empeños. En las páginas de esta publicación concurren estudios historiográficos, curatoriales, estilográficos, semiológicos y de estética, etcétera, en torno al arte, los artistas, rasgos e instituciones que nos caracterizan. Se cuestiona, se profundiza, se retoman ideas precedentes y se establece un puente para muchos caminos que permita que lo de un país pueda serle útil a otros, para que así lo único y lo diverso encuentren un campo de fusión y enriquecimiento inteligente. ArteSur es lo que pudiéramos decir una publicación que todavía está aprendiendo a caminar, que se abre a todo el que esté dispuesto a participar de sus utopías, que quiere llegar a convenios fructíferos con el resto de las publicaciones que le son pariguales o cercanas en su objeto de labor, y que no busca ganancia más allá de la que es propia a la riqueza infinita del arte, de la cultura y de la hermandad entre los hombres.

4La revista se concibió a partir de una estructura de secciones: Coordenadas, Miradas, Identifíquese, ArtZ, ¿Qué se dice? Pixel-A. Sin embargo, en cada número se presenta a debate un tema en particular, que se plantea y discute en Coordenadas, y a partir de las claves que esos mismos textos ofrecen se van ajustando el resto de las secciones de manera que cada número se convierta en una suerte de reflexión colectiva, multi-perspectiva, heterogénea, sobre un tópico en particular.

ArteSur tiene un correlato total en español e inglés. Las imágenes e ilustraciones en ambas versiones se complementan, e intentamos que no se repitan. Aunque en el caso de esta revista hemos concebido siempre una presentación editorial para situar el lector en el asunto de atención del número, las portadas de ArteSur pretenden ser, en sí mismas, una posible lectura de ese tema, una imagen y no la imagen de una obra, aunque ese puede ser el caso. Se acompaña esta «sugerencia de portada» de un statement o reseña en primera página.

Solo quiero apuntar una pretensión común de estas publicaciones y es su cuidado con el diseño y la diagramación en sentido general. Nos empeñamos en que cada una tenga personalidad propia (en lo visual y lo conceptual) y que el signo común que las distinga sea inmiscuirse activamente –desde su propia imagen– en los procesos creativos que relatan o describen. Resulta necesario decir, además, que las tres publicaciones no se valen de anuncios para su persistencia. Es ahí donde participa el carácter de subsidiadas y de oficiales. Reciben una asignación financiera estable proveniente –en ArteCubano y Noticias de ArteCubano– del estado cubano, y en ArteSur del Banco del Fondo Cultural del ALBA. Sin embargo, el subsidio no obliga a un «tour de force» de tipo conceptual. Todos los que trabajamos en esta publicación conocemos cuáles son las puertas abiertas y cuáles son los límites. Por una u otra razón no existe ninguna publicación cuyo nivel de libertad operativa sea extrema o total. Siempre existen razones económicas, de filiación cultural, intereses personales o de grupo, tendenciosas o de coyunturas, que imponen actuar en una u otra dirección, aceptar o rechazar algún tipo de material. Es el alcance de su concepción y la naturaleza de lo que en ella se publica lo que a la postre genera el perfil de una revista o de otra. Y son las revistas con perfiles distintos las que hacen posible que en la diversidad editorial de todas se manifieste la diversidad del campo de vida y cultura que en ellas se difunde.

Las restantes publicaciones de las que se ocupa la editorial podríamos decir que son una extensión de la propia revista Artecubano, se nuclean en torno a ella y su campo de acción. Y digo extensión porque de alguna forma los objetivos y las gestiones de la revista han ido creciendo y multiplicándose a lo largo de los años, trascendiendo en muchos sentidos sus propósitos iniciales y sacando a la luz otros problemas y carencias. De modo que se hacía necesario cubrir ese amplio espectro de trabajo con publicaciones que apoyasen y enriqueciesen las tareas que desde el año 1995, año en el que surge ArteCubano, la revista había asumido y desarrollado. Este grupo no tiene la periodicidad ni regularidad del proyecto originario; ahí se incluirían catálogos, libros, y otros.

Los catálogos que hemos venido realizando desde el 2009 hasta la fecha de las últimas ediciones de la Bienal de La Habana, así como la compilación de los textos críticos que se han presentado y debatido en el marco de este evento (Bienal para leer, 2009), forman parte de esas otras publicaciones. ArteCubano Ediciones ha contraído una gran responsabilidad con la Bienal a través del trabajo de los últimos años vinculado directamente al evento, y especialmente de las mías, que desde el comienzo de mi vida laboral muy al inicio de los noventa participé de la organización y puesta en marcha de todas las ediciones de la Bienal de La Habana, es decir, de aquello que muchos dieron en llamar «la mística de la Bienal», y que no fue más que la voluntad –frenética e irracional en ocasiones– de perseverar en ese empeño como un reto –colectivo, personal y emocional– a nuestra capacidad imaginativa y persistencia. De modo que la deuda de la Editorial con este evento es muy grande, y por eso este año nos propusimos presentar durante la oncena edición un libro de corte historiográfico, y si se quiere hasta testimonial; pues es el resultado de la labor investigativa de Llilian Llanes, una de las principales protagonistas de este acontecimiento cultural. Memorias. Bienales de La Habana 1984-1999, es uno de los proyectos más interesantes que hemos cumplimentado en los últimos años; es un libro cuyo valor documental e histórico lo convierte en un ejemplar único, sobre todo si tenemos en cuenta que en nuestro país aún no se había publicado un texto tan exhaustivo que sistematizara y valora el saldo de las Bienales de La Habana.

En esta misma línea hemos trabajado las colecciones Espiral, Arte y Pensamiento, Arte de América. Todas ellas orientadas a buscar, seleccionar, organizar, sistematizar y jerarquizar la información existente en nuestro territorio sobre el arte cubano, caribeño y latinoamericano en general. De modo que toda esa información organizada y presentada en los libros permita crear un stocks de datos que facilite el estudio y, a su vez, sirva de promoción y divulgación del arte de esta región. Estas colecciones han de contribuir a conformar un relato sobre la historia del arte cubano de los últimos cincuenta años, y en un sentido más general permitirán establecer asociaciones entre nuestro contexto y el resto de los países del continente, así como tender puentes entre creadores y realidades artísticas.

Finalmente sería bueno esperar que este nuevo encuentro de editores de arte del Caribe pueda derivar en una acción estable de comunicación y acuerdos de labor que beneficie a cada una de nuestras publicaciones y contribuya a que nuestras distintas y posibles verdades, concertadas, proyecten mejor hacia el mundo el rostro plural del arte de esta región. Desde hoy me atrevo a invitarlo a La Habana, segura de que el entorno de su próxima Bienal pudiera servirnos de escenario para un próximo encuentro.

Isabel Maria Perez Perez

Publicités

Discussion

Pas encore de commentaire.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

Retrouvez toute l’information sur le marché de l’art

artprice
%d blogueurs aiment cette page :